La de nunca acabar con el drenaje pluvial en SDE.

Av. Venezuela Próximo al puente Fco. Del Rosario Sánchez

No cabe duda que desde «la vieja Remigia sujeta el aparejo, alza la pequeña cara y dice: —Dele ese rial fuerte a las ánimas pa´ que llueva, en Santo Domingo Este hay que buscar una yola, llamar al COE, rentar un kayak, trajes de buzos y cuantas cosas se les ocurra, porque parece ser que brazos del rio Ozama se adueñan de las calles, sea por negligencia de las autoridades o por la irresponsabilidad de los ciudadanos, lo que si es cierto es que desde que caen «dos pesos de agua» el caos reina en la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *